Sanatorio Durán: Patrimonio Nacional, Arquitectónico y Paranormal

El Sanatorio Durán; fue un sanatorio con todas las características de un hospital de primer mundo. Además, el más moderno de Centroamérica capacitado para albergar alrededor de 300 enfermos que padecían de tuberculosis, también conocida como la peste blanca. Su construcción inició en 1915 y finalizó parcialmente en 1918 su primera etapa. Sin embargo, hasta casi finales de su cierre como Sanatorio (1972-1973) se siguieron agregando etapas al edificio creando un verdadero complejo médico.

Con los avances de la medicina y el hallazgo de tratamientos más eficaces, la incidencia y mortalidad de la tuberculosis disminuyó. Por ello, el Sanatorio se descontinuó ya que los pacientes no necesitaban internamientos tan prologados.

Para entonces, la epidemia de la enfermedad había cesado en Costa Rica y los enfermos podían ser tratados en otros hospitales. Además, debido a su elevado costo operativo y de mantenimiento, hacia la década de 1950 el Sanatorio entró en decadencia hasta ser deshabitado alrededor de 1963.

Al igual que muchas construcciones antiguas alrededor del mundo a este ruinoso inmueble se le han atribuido diversas leyendas urbanas sobre actividad paranormal.

Muchas son las leyendas que rodean el viejo Sanatorio, donde se dice que espíritus de pacientes fallecidos y monjas se mantienen en el lugar. A muchos, solo escuchar el nombre del Sanatorio Durán les da escalofríos al recordar alguna experiencia desagradable que vivió en el lugar o le contaron. Mientras, otros lo ven como un importante inmueble histórico que debería ser recuperado.

En lo personal me parece que el lugar es una joya arquitectónica que tuvo su buena época, aunque el paso del tiempo se ve reflejado en cada esquina del lugar no hay duda que cada detalle de su construcción fue cuidadosamente seleccionado, desde los materiales y acabados, hasta el diseño de la estructura.

“Actividad paranormal en el lugar”

Este complejo ha ido guardando muchos misterios con el tiempo que lo ha convertido en el lugar más famoso de Costa Rica si de temas paranormales se trata. Lo que atrae a muchas personas interesadas en este tipo de manifestaciones; entre ellas están:

        | En su época como hospital, se tiene registro que más de un interno llegó a presenciar una monja “fantasma” a dar alivio a los enfermos.

        | Varias personas (me incluyo) han relatado que dentro del antiguo Sanatorio se sienten brisas muy frías y una sensación extraña. Un día después de mi visita revisando las fotos para editarlas un poco y prepararles el #BlogPost vi una foto particular entre muchas otras tomadas al mismo minuto y misma posición; les cuento.

En un minuto tomé al menos 5 fotos, de entre esas 5, en una se ve una especie de silueta blanca. Inicialmente pensé que era una ventana trasera, sin embargo, cuando vi las demás fotos tomadas en el mismo minuto la «silueta no está». No digo que se trate de una persona, «un fantasma» o algo similar, pero la foto me llamó mucho la atención. Buscando por internet, encontré varios foros el cual varias personas dicen haber tomado fotos en esa misma ventana y ver una «silueta similar»

Les dejo las fotos tomadas en el minuto:

Según cuentan, en esta ventana hay muchas apariciones extrañas.

| He sometido esta foto a varios filtros, en las otras fotos claramente no hay una ventana detrás, ni tampoco personas en el lugar, por eso me salta la curiosidad de saber qué opinan y si tienen alguna foto del lugar para debatir. (Yo personalmente soy muy escéptica a estas cosas)

¿Qué piensan ustedes?

Lo cierto es que si existen o no existen los fantasmas es un tema controversial, el cual cada quien ve desde su propia óptica, pero no está de más darse una vuelta por el Sanatorio Durán y conocer su historia. Debido a su gran interés histórico y arquitectónico es muy visitado por turistas y nacionales, a pesar de su avanzado estado de abandono y destrucción. En 2010 el Sanatorio Durán se declara Patrimonio Nacional. Posteriormente, el 7 de noviembre de 2014, se declara como patrimonio histórico-arquitectónico de Costa Rica. Actualmente el complejo que ocupó el Sanatorio es administrado por la Unión Nacional de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios Costarricenses, UPA Nacional. En sus inmediaciones, la propiedad se dedica al cultivo de hortalizas.

Más allá de los mitos y creencias que rodean el Sanatorio Carlos Durán, el potencial de la infraestructura, así como de la zona, la seguridad, el equilibrio con el recurso natural y el turismo sostenible son elementos que involucra una propuesta impulsada por expertos para recuperar esta joya. Sin embargo, la gestión adecuada del desarrollo turístico, donde la economía, conservación y sostenibilidad del patrimonio vayan de la mano, han sido carentes en este espacio. Les dejo un pequeño mapa del lugar y los invito a visitarlo.

¿Quieres conocer más lugares? ✈️ ¡Nos vemos AQUÍ!