(Viaje sin prisa) la clave es ir despacio. Slow Travel es una rama del movimiento Slow Food, que comenzó en Italia en la década de 1980 como una protesta en contra de la apertura de un McDonald en Roma. El movimiento Slow Food tuvo como objetivo preservar la cocina regional, la agricultura local y los métodos de preparación de alimentos tradicionales. Esta iniciativa se transformó con el tiempo en toda una forma de vida conocida como el Movimiento Slow. Una modalidad de viaje que eligen mayormente personas que viven en grandes ciudades y trabajan bajo presión en forma cotidiana. Una nueva alternativa para aquellos que no quieren convertir sus vacaciones en una carrera sin llegar a conocer realmente el destino.

¿Hemos perdido el tren?


 

“Slow Travel” es conocer bien un sitio en muchos días, en vez de conocer muchos sitios en pocos días. Hay que hacer lo posible por enriquecer la estancia de nuestro viaje.

 

¿Cuales son las diferencias entre el Slow Travel y otros viajes?

Por lo general las personas que hacen un viaje incluyen varias ciudades o países con un tiempo muy limitado y una agenda extremadamente ajustada.
Si bien esto funciona mejor para tener un rápido resumen, aleja mucho al viajero de una experiencia profunda o una interacción más natural como la que tiene la gente local con su propio entorno.

En resumen, el Slow Travel es conocer bien un sitio en vez de varios de manera rápida y superficial. Un estilo de viaje que se está moviendo mucho especialmente entre los viajeros que viajan a ritmos más flexibles.

Algunas ideas para viajar Slow

  • Explorar los alrededores con pausa a pie o en auto.
  • Ir en bicicleta de un pueblo a otro
  • Intercambiar casas
  • Dormir en trenes para disfrutar el panorama y conocer personas
  • Hacer voluntariado en el extranjero
  • Viajar en moto, bicicleta, camper o auto
  • Ir de compras al mercado local y preparar tu propia comida
  • Pero te preguntas como muchos de estos viajeros son capaces de costear sus largos periodos de viajes