Probablemente habrás leído muchos artículos de blogueros que hablan de su vida maravillosa viajando y a su vez ganando dinero por hacerlo.

También habrás leído muchos artículos sobre por qué deberías renunciar a tu trabajo para viajar por el mundo.

La decisión de renunciar a tu trabajo no se puede tomar a la ligera. No es algo muy acertado renunciar a todo y tomar un vuelo sin la planificación previa que esto implica. Tampoco es cuestión de esperar el momento indicado para hacerlo, ese nunca va a llegar.

Esta es mi historia

Después de un viaje rápido en Barcelona por 9 días al regresar a casa no era la misma, la idea de conocer más ciudades sin la preocupación de regresar a un trabajo que demandaría 8 horas diarias de mi vida no era algo que realmente quería en mi vida.

“Mi objetivo en la vida no es levantarme todos los días y trabajar con la única motivación de pagar las cuentas o una hipoteca en el banco. Quiero respirar cada día con la motivación de amar y conocer el mundo, de probar nuevas experiencias y salir de la zona de confort, de tomar riesgos”. Parece algo imposible y lejos de la realidad 

La clave está en hacer algo que te apasione

Con poco dinero y cero conocimiento sobre blogs y programación desarrollé ¡Dele Viaje!. Una forma de escape que combina mis pasiones y mis hobbies. Un proyecto que me permite transmitir la realidad y lo que implica dejar la estabilidad y la comodidad de casa por seguir nuestras pasiones.

Algo que nunca nos enseñan desde pequeños 

Es así, nunca nos dicen que hagamos lo que nos gusta, lo que nos llena, lo que nos apasiona. “Al igual que a ti, la sociedad me enseñó  estudiar , conseguir un trabajo estable, casarme, tener hijos y vivir  feliz con ello”.  

Si algo tenía claro era que por seguir el camino del “éxito” que otros habían trazado, estaba encaminada a tener una vida tradicional, una que no me llenaría lo suficiente. “Algo difícil para mi

Espero que al igual que yo podamos aclarar esas dudas y reforzar más nuestras ganas de viajar, ya sea donde ir o que hacer. No solo viajar, la idea es desarrollar nuestras pasiones y nuestras habilidades de una forma muy ajena a lo tradicional, sacar provecho de eso y disfrutar nuestro tiempo de una forma diferente y fuera de lo común.